Odio no recordarlo

Estándar

-Al centro por favor- Le indique al taxi que tomé fuera del paradero de autobuses, ¿por qué al centro? no lo sé, tal vez haya más cosas que ver. Me mudaba de una metrópolis a otra, Que cambio!.

Mientras el recorrido del taxi me llevaba a mi destino admiraba la extraordinaria arquitectura colonial, los edificios parecían haberse salvado del paso del tiempo, todo esto me encanta.

-La llevo a algún lugar en especifico señorita? –  me preguntaba el taxista

·a dónde me podría llevar?·

Era noche y estaba cansada así que le indique me llevara al hotel más cercano, finalmente me condujo hasta un hotel con una fachada hermosa, Hotel Francia, era rosa y pequeño pero encantador…

El reloj de la recepción marcaba las ocho treinta de la noche y mis ojos se cerraban de cansancio, me llevaron hasta mi habitación y en cuanto vi la cama me tire sobre ella, era muy cómoda, las sabanas eran suaves y el ambiente de tranquilidad, de soledad me invitaron a tratar de recordar cómo fue que me marche, hace una semana de esa noche en el hotel mi vida era casi perfecta, tenía un empleo, no el mejor del mundo pero me daba seguridad económica por algunos meses más, tenía la esperanza de entrar a la universidad y ejercer una carrera, tenía amor, mi pareja a la que creía querer con toda mi alma, tenía amigos que me aconsejaban, que me querían y a los que quería tanto, quiero tanto, tenía familia, tenía un hogar, tenía una vida. Todo lo deje en menos de un día, trato de recordar lo que me hizo cambiar de opinión, trato de recordar cómo es que escribí las notas de despedida y justo cuando terminé no tenía la menor idea de que decían.

Me dio la impresión de lo que pasa en la primaria cuando repasas por horas, días dos lineas para las efemérides de la semana que dirás el Lunes, lo sabes de memoria y te preparas para el “gran” evento, “19 de Febrero de 1952 Muere Enrique Gonzáles Martínez, quien se distinguía como inquieto el ilustre médico y poeta de exquisita y fina producción” Sabes de memoria cada palabra, llegas al micrófono y la dices tal cual, tal vez olvides una o dos palabras pero la dices y justo al terminar y regresar a la fila olvidaste tus dos lineas, sabes lo que dijiste pero no tienes idea de quién es la persona de la cual hablaste, no sabes cuál fue su papel en la historia, para ti son sólo palabras.

Eso me pasó, escribí 5 notas y cada una decía cosas diferentes, razones, anécdotas, arrepentimiento, al momento de escribirlas para mi no eran sólo palabras pero después eran sólo son eso, cosas que no lograba recordar, eran palabras borrosas en mi memoria.

Sentía que había escapado contra mi voluntad, no lograba entender mi razón, ni siquiera la sabía en ese momento pero tal vez no era que me arrepintiera de mi acción, era la adrenalina, shock, que mi alma aún no alcanzaba a mi cuerpo, no lo sé, tal vez cada que no estamos seguros de lo que acabamos de hacer tenemos ese miedo y queremos regresar el tiempo, una vez que todo se calma, que se aclara sabemos a ciencia cierta si fue o no una buena elección, por ahora el cansancio y la tristeza de la soledad hicieron que pronto cayera en un profundo sueño en ese pequeño Hotel.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s