Hogar dulce hogar

Estándar

“El fin de algo sin inicio se denota por un dragón plateado que vino a los sueños de la pequeña libélula, – Cortame las alas, te pido, déjame en este mundo para no perseguir tus sueños-.”

El departamento era hermoso, el comedor a mano derecha de la entrada era para 4 personas, color vino, a mano izquierda había un pequeño closet y a su derecha un pequeño buro con un florero de cristal vacío y una lampara que llamó mi atención, era de tamaño regular en forma tubular, con base ancha y punta delgada sin llegar a ser un pico, el material era amarillo traslucido pero no tenía foco, en sí ninguna lampara de mesa tenía. · La persona que me mostraba el departamento me advirtió que tenía varios defectos y muchas cosas que arreglarse ·

La Sala era color beige y la mesa de centro negra, era una combinación tenue y agradable, frente a la puerta de entrada estaba el gran ventanal que daba al balcón, al salir estaba un sillón rojo algo descuidado, desde ese balcón y supongo de todas las ventanas del frente se podía ver el Teatro y una bonita vista de la cuidad.

La sala y el comedor se dividían por dos escalones que hacían la explanada de la sala fuera mas alta, antes de esos escaloncitos a la derecha estaba la cocina, tenía una pequeña ventana que daba hacia el patio trasero de la planta baja, en ella estaban jugando dos niñas  y aunque el piso donde me encontraba era el último y más alto se escuchaban las fuertes risas de las pequeñas, aunque su risa era contagiosa y me hizo sonreír no pude evitar echar de menos mi infancia con mi mejor amiga, nuestros tiempos de inocencia y gran imaginación, la vida era simple, había de todo y podíamos estar donde quisiéramos con sólo pensarlo, lo único que importaba era reír, ser feliz; En fin, a mano derecha de la cocina estaba un corredor de 1 metro aproximadamente de ancho, la primera puerta a la derecha era el estudio, un cuarto de 3 x 2.5 mts con una biblioteca considerablemente variada, me quedé observándola por unos minutos cuando la mujer me dijo: – Son 164 libros en total, la persona que vivía antes aquí era profesor de matemáticas en un colegio cercano, su pasión eran los números pero se destacaba también por pintar, aún hay varios cuadros en el closet de ahí, (señalando una puerta en el estudio) desafortunadamente no logró vender mas que unas cuantas, si acaso 3 –

Obviamente la mayoría de los libros eran de matemáticas casi 40 libros de esta materia, los demás eran de otras materias, física, química, Biología, etc, eran muy pocos los de literatura y sólo uno de poesía “Jaime Sabines / Poesía, nuevo recuento de poemas”,  de lo bueno poco y con eso compró mi renta este mes, jaime sabines es uno de mis autores preferidos, pero no sólo eso me convenció para quedarme en el departamento.

El estudio tenía un sofá junto al estante de libros  y en el centro un tapete que cubría casi toda la superficie vacía.

– Este estudio también puede ser usado como un cuarto para huéspedes, ¿ve ese armario blanco?, bueno abralo-

las puertas eran persianas que al abrirlas se empalman quedando en un espació de 5 centimetros de ancho, al abrirlo me encontré con una base de madera que impedía guardar algo en ese armario, inmediatamente me transporte a las caricaturas donde un personaje abría una puerta y se encontraba con que estaba sellada y no había por donde salir. En la parte de arriba había un tubo horizontal que servia para bajar la cama y ponerla en posición horizontal y este mismo tenía la utilidad de ser la base que soportaba el peso, las patas pues. Quedé sorprendida con tan bonita cama, a mano izquierda de la cama estaba un baúl, el cual, según la mujer, tenía sabanas, dos cobertores y una almohada, del otro lado de la cama un pequeño mueble con una lampara de mesa. El cuarto tenía una ventana grande de la cual se veía la calle del teatro Morelos.

La siguiente habitación tenía cosas normales, como una cama matrimonial, un tocador, un closet grande, un buro con una lampara junto a la cama, en la ventana estaba un espacio de concreto que servía para poderse sentar y observar la vista que daba la ventana, la misma que el estudio, tal vez con algunos cojines sería más cómodo sentarse ahí.

El baño con tina estaba al fondo del corredor, de frente. Al fondo a la izquierda estaba el cuarto de lavado, la lavadora y secadora estaban incluidas en la renta, tenía una mesita que supongo le servia para doblar la ropa, al fondo de la habitación una puerta que daba a la alacena, obviamente al llegar estaba vacía en su totalidad.

En la esquina del cuarto de lavado estaban las escaleras que daban a la azotea, como parte del recorrido subimos, la vista era hermosa, era un atardecer perfecto, las nubes eran naranjas y poco a poco se tornaron en gris, cambiaron su color al igual que el cielo dejando al final un azul oscuro. Al anochecer la mujer prendió las luces que estaban al frente de la salida de las escaleras, dos faros dobles grandes que daban buena luz a toda la azotea y a la calle; La azotea estaba llena de macetas con flores muertas o sólo con tierra lo que le daba un aspecto de tristeza.

Al fin en el balcón me hizo la pregunta que veía venir desde que entre y me vi interesada por el departamento.

– Y bien, ¿Se queda en el departamento? –

Aunque como mesera no se gana mucho, no sería mi único empleo para quedarme con este departamento, lo deseaba tanto que en ese momento pude haber saltado de emoción y decirle casi gritando que sí!, por supuesto que me quedo!, pero el precio estaba un poco alto para mi presupuesto, asi que negocie el trato dando como argumento lo descuidado del departamento, los muchos arreglos que se tendrían que hacer a la azotea, la pintura del departamento, comprar focos para todas las lamparas, la limpieza del refrigerador a fondo, la estufa, etc. fueron muchos peros así que decidió bajar el precio con tal de que decidiera en ese momento.

Después de dar dos meses por adelantado y dejar mis reservas de dinero a la mitad, por fin pude decir “Hogar, dulce hogar” y respirar tranquilamente.

Anuncios

Un comentario »

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s