Puedo tomar su orden?

Estándar

Han sentido como después de una estupenda noche no es necesario un despertador al día siguiente y sientes como si todos los pájaros cantaran la misma canción y el sol tuviera el brillo exacto que no te deslumbra al asomar tu cara por la ventana y te da sus rayos cálidos directo en el rostro mientras respiras profundamente el aroma de las mañanas, el rocío delicado en las flores del balcón y todo parece perfecto hasta que alguien que no tuvo el mismo inicio de día que el tuyo te arruina la tarde entera?
Bueno digamos que mi primer día fue así para mi.

Era perfecto hasta claro media mañana cuando llegó el cliente frecuente arruina mañanas, mejor conocido como “Don Amarguetas” como le llaman todos los empleados de la cafetería, hasta la dueña y el señor del puesto de periódicos en la esquina de la calle; su nombre es Arturo, un hombre de 68 años aproximadamente que tiene una estricta rutina diaria, la cual, desafortunadamente, incluye la cafetería de 10:30 a 12:00pm, un café negro cargado con dos cucharadas de azúcar fina, a 60º centigrados, acompañados de una rebanada de pastel de limón o gringamente pie de limón frío con una pequeña montaña de crema batida en la superficie del pie, la orden no debe de tardar más de 2 minutos ya que según él es algo simple y bastante fácil de servir; obviamente no cuenta con que para que el pastel esté frío tiene que durar de 5 a 10 minutos en el refrigerador y no en el estante normal donde los clientes normales lo disfrutan, tampoco cuenta con el hecho de que la cafetera da el café a 90º y tienes que esperar a que se enfríe de 9 a 14 minutos a temperatura ambiente, lo más fácil sería meter el pastel al congelador dos minutos y mediar el café con agua fría,esto podría ser si no fuera Don Amarguetas el cliente en cuestión.

Debido a la estricta orden, anteriormente descrita, mi primer día fue un completo desastre.

Eran las 10:20 cuando la sensación de nervios y la pesadez de la presión comenzó a sentirse en la cafetería, NO HABÍA PASTEL!. Gracias al fin de semana que la cafetería se tomó para arreglar el problema de termitas, las ordenes de pasteles llegarían hasta el miércoles, eso significaba dos días para lidiar con Don Arturo.
Para las 10:25 aún no se encontraba solución, así que la dueña mandó al chico de las entregas a la pastelería del centro llamada como el estado, la cual queda a 19 cuadras de la cafetería, por dos pasteles de limón, a pesar de que el chico es extremadamente rápido en su bicicleta para las 10:30 aún no había llegado, ni él ni mi advertencia.

Como es usual Don Arturo se sentó en la mesa cinco, la cual me corresponde atender, al ver que llegó y que nadie se disponía a atenderle,·¿Cómo sería eso si es mi mesa?·, caminé directo hacia él con una gran sonrisa.

– Buenos Días, Puedo tomar su orden? – le dije con entusiasmo, no demasiado para asustar a los clientes y que estos pensaran estoy en drogas o soy rara, el entusiasmo exacto para un cliente normal.

– Eres nueva –  algo extraño si no eres un cliente regular darte cuenta de “detalles” como estos pero bastante obvio si tu mesera regular huyó de la cuidad por estrés y un extraño nerviosismo nuevo y que muchos achacan a Don Arturo, obviamente yo no lo sabía, me había adentrado a la selva sin armas y justo ahora estaba frente al león.

– Así es señor pero estoy segura puedo tomar su orden, ¿Qué va a ordenar? –

– No quiero una mesera nueva, apenas estaba domesticando apropiadamente a la anterior, quiero que ella me atienda –

· ¿Domesticando? ¿Acaso las meseras somos alguna clase de animales salvajes de la cuidad?·

– Estoy perfectamente capacitada para tomar su orden, se lo aseguro, ahora que si lo prefiere puede atenderlo Lucy, la otra mesera en turno –

– No, ella se ve que es más torpe que todas las meseras del mundo juntas – Quisé reír cuando dijo esto último ya que efectivamente Lucia era muy torpe y descuidada, sin mencionar que era olvidadiza y tenía unas manos de mantequilla increíbles, afortunadamente para ella y no para el negocio era hija de los dueños, los cuales muchas veces se arrepentían de dejarla trabajar en la cafetería y deseaban que se casara para quitarse la carga de encima, algo que para ella sería muy difícil, no era la mujer más atractiva del mundo, era delgada, alta, muy alta, cabello Rubio corto, al hombro, nariz larga, labios pequeños, ojos azules y grandes, en fin tenía un encanto especial, pero era increíblemente tímida y su risa espantaba a cualquiera; Era buena persona, aún no la conocía bien como para decir que me agradaba y que eramos las mejores amigas, pero tenía un presentimiento. – Quiero a la otra mesera y rápido que ya perdí tiempo contigo.

– Bueno me temo que estoy tomando su lugar y soy lo único que tiene si no quiere a Lucy –

después de una mueca, escanearme lentamente dos veces de arriba hacia abajo y mirarme fijamente a los ojos sobre sus lentes pequeños, la verdad era que un segundo más de esa mirada y hubiera salido corriendo gritando “Sí, lo confieso, yo lo hice!!!!”, dijo al fin

– Supongo que haber dicho “lo de siempre” era más corto que pedir nuevamente mi orden, quiero un café americano cargado con dos de azucar y una rebanada de pie de limón con crema batida arriba, que sea rápido por favor –

– Claro, en seguida . . . ah!, lo olvidaba, no hay – antes de terminar la frase que seguro arruinaría aún más el día llego el chico de las entregas con los pasteles en cajas cafés, estaba bastante agitado y sudado, sin mencionar que tenía el pantalón roto y un poco de sangre en la parte inferior de la pierna derecha, algo menciono de un ataque de cinco rottweiler y su salida victoriosa después de dejar a 3 inconcientes. Eso es lo que dice él, la gente que lo vio dice que fue un Chihuahua y que salió corriendo en su bicicleta gritando como niña. – no, acaba de llegar el pie, enseguida le traigo su orden. –

Una advertencia más especifica en este punto hubiera sido de gran ayuda, sin embargo lo único que me dijeron Lucy y Dan era que al señor le gustaba el café no muy caliente pero no frío y el pie lo quería frío.
Obviamente después de su largo recorrido el pastel no estaba nada frío así que metí al congelador una rebanada, después puse en una taza tres cuartas partes de café caliente  y una de agua fría, dos de azúcar de sobre amarillo, (azúcar morena), al cabo de 3 minutos saqué la rebanada de pie, le puse su crema batida y llevé la orden a la mesa número cinco con una gran sonrisa y creyendo que el cliente estaría satisfecho ya que le llevé su orden lo más rápido posible y con especificaciones que él no me había proporcionado pero que de seguro disfrutaría.

– Aquí tiene su orden señor, ¿Algo más? –

– No gracias, puedes retirarte –

como me lo indicó me retire unos metros de su mesa hasta la barra y aún estando de espaldas grito furico –

– MESERA! –

Corrí asustada pensando lo peor, una mosca en el café, pie de sabor equivocado, una rana como relleno de pastel, un ataque cardíaco, pensé en casi todas las posibilidades del grito histérico del cliente menos en la correcta.

– Este café está mediado con agua y tiene azúcar morena, no lo quiero, este pie tiene hielo en la superficie, lo quiero frío pero no tanto, ¿ Era tan difícil la orden que no puede hacer nada bien? –

pude haber hecho muchas cosas con dichos “Errores” como tirarle el café encima y pedirle que se fuera mientras agitaba mi brazo por los aires y mi cara se tornaba roja del coraje, sin embargo tuve que sonreirle y regresar “con la cola entre las patas” como dicen, a preparar bien su orden.

Al llegar las 12:00pm y después de rellenar su café dos veces, dos rebanadas más y su lectura del periódico entero Don exigente se marchó, dejando una buena propina que, sinceramente no compró mi coraje.
Fue un día pesado y tendría que pensar en una alternativa para no huir o morir de nerviosismo.

Anuncios

»

  1. jajaja esta bien chido esto!!!!! lo voy a recomendar, señorita Luisa dejeme felicitarla esta super su historia, cuidese 😉

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s