De la belleza a la tristeza

Estándar

Otro día más, perfecto para tomar fotografías por la cuidad, viernes por la tarde y el evento del año, al menos para los amantes de los perros, daba inicio en un bello jardín que terminaría lleno de popó de perro.

Concurso de la belleza canina!, la verdad es que había escuchado, visto de todo bueno eso era lo que yo creía, aunque estaba muy equivocada. Al parecer en esta ciudad la gente no es normal y quiere darse a notar por sus increíbles eventos fuera de lo común, cosa que no había visto en mis primeros días debido a la lluvia, porque eso sí todos los eventos gozan de un increíble escenario al aire libre en algún parque para no limitarse a la cantidad de asistencia, pues bien, yo tenía pensado que pasarían a desfilar perros arreglados haciendo una que otra pirueta o truco impresionante, tal vez un recorrido con obstáculos que el perro tendría que pasar con gran habilidad, pero estaba totalmente equivocada, lo que vi esa tarde no fue nada parecido a un concurso de belleza, es más el termino de belleza ha de estar muuuuy confundido en esta parte del mundo.

El evento comenzó con el presentador vestido con un elegante traje dorado, era tan chillante y cuando el sol lo reflejaba mi vista se veía totalmente afectada, terminaba viendo luces por todos lados. El presentador dio inicio al festival, carnaval, tortura visual, pena ajena, evento del año, EL 8º CONCURSO DE BELLEZA CANINA, tal cual aplaudieron emocionadas las personas que observaban tal evento. Dicho esto comenzó el ataque de risa masivo, bueno más bien el mío, no era mi intención burlarme pero era totalmente inevitable, aún así lo controlé aplicando total seriedad y profesionalismo.

El desfile comenzó con 7 concursantes, tanto perros como dueños aplicaron a la perfección el dicho “De tal dueño tal perro” el dueño usaba una copia exacta de la vestimenta del can, bueno tal era la semejanza que el dueño parecía ser la madre biológica del perro. El dueño en cuatro patas caminaba como espejo al lado del perro concursante, hacían lo mismo, era un acto coordinado a la perfección, ambos llevaban un collar que era jalado por la “hermosa” asistente del evento, quien vestía a juego con el conductor, sólo que su ropa no era tan chillona ya que en realidad no era mucha ropa la que traía puesta; los jalaba por la alfombra roja que estaba en el suelo para hacerlos lucir al público y este decidiera que concursante era el mejor. Tal escena me recordó de alguna manera al juego sexual de la Sumisión, donde la mujer toma el mando humillando al hombre, bueno estas son otras cosas pero pasaron por mi mente.

Pasaron los 7 concursantes y en mi opinión no había ni uno solo salvable, pero el publico comenzó a votar, la votación se daba como en algún concurso infantil, el presentador nombraba y señalaba uno de los concursantes y la gente gritaba y aplaudía, así hasta que el conductor decidía quien había obtenido mayor cantidad de aplausos y gritos y lo nombraba ganador, en este concurso tal ganador fue el concursante número 4 quien se autonombró “El conde canino” EL CONDE CANINO!!! por el amor de… caray era un nombre bastante fuerte eso sí y claro que iba con sus trajes y peinados, sólo hay que imaginar un hombre obeso con top azul claro y olanes amarillos, calzoncillos un poco mas largos que un bóxer promedio azules y vivos en amarillo y blanco, como hechos a mano, una peluca blanca y rizada, como las que usaban en la época colonial, su perrita usaba casi lo mismo en esos colores pero un vestidito y peluca más larga, era más grande que su cabeza y la perrita también estaba pasadita de peso; lo que más me sorprendió fue la similitud en la piel, sus piernas, brazos y panza eran velludas del mismo color que de su perrita y es ahí cuando me pregunto si el hombre se adapta a la forma del perro o de alguna manera son tal para cual?.

El ganador obtuvo su premio, un trofeo mediano con una forma de perro corriendo, un cupón para comer gratis todo un mes en el restaurante patrocinador y $1,000. Ahora comprendo la razón de que los participantes fueran en su mayoría gente obesa.

Al terminar el evento regrese a mi apartamento para editar las fotografías y mandarlas a la revista, el gran evento saldría en el siguiente numero con urgencia, todos moríamos de ganas por ver las fotografías del evento, claro quien se lo perdió.

Me encontraba editando las fotografías en la azotea, disfrutando de la tranquilidad de la cuidad y de una bonita tarde cuando vi que mi rival, la novia de mi vecino estaba en la azotea recogiendo su ropa, la miré con una rabia y celos mientras en mi mente imaginaba como podría saltar la pequeña división de nuestros departamentos, es de 1 metro, sorprenderla y aventarla, verla caer del edificio mientras reía maléficamente y detrás de mi se observaba una repentina tormenta con relámpagos interminables, pero esto no podría ser, seria muy malo y evidente así que me limite a ignorarla pero ella a mi no.

– Hola! –  me grito desde su lado de la azotea.

– Hola qué tal? –  sonreí hipócritamente deseando haber tenido puestos los audífonos para fingir demencia interna y correr al interior de mi departamento, lamentablemente ella fue más rápida.

– Así que tu eres la vecina eh? –

· No! la verdad es que volé hasta aquí por la gran vista y después desapareceré ·

– Sí, no te había visto antes, ¿Eres nueva?-

– No, tengo viviendo aquí con Raúl desde hace 3 años, ammm quieres tomarte un café conmigo allá abajo, en mi departamento? ya esta haciendo algo de frío y no creo poder gritar toda una conversación.

– Sí claro, voy para allá –  lo se, lo sé, sí soy algo hipócrita pero la curiosidad mató al gato y dicen que hay que tener a tus enemigos cerca así que bajé a tomar café con la rival.

– Esta mucho mejor, ya preparé los cafés, aquí tienes, yo lo tomo muy cargado, espero no te moleste –

La verdad era que el café estaba muy rico.

– Si, vivimos aquí desde hace tiempo, Raúl me contó la otra noche que no tienes mucho aquí y que trabajas en la cafetería y en la revista local, me parece fascinante que hagas esas cosas, digo ser mesera no es la cosa más fácil del mundo y ser fotógrafa bueno es genial –

En este punto de la conversación no sabía distinguir si realmente estaba siendo sincera o me estaba viendo la cara burlándose cínicamente en mi cara. Pero aún así disimule.

– Sí, tengo aquí apenas un mes y bueno mis empleos no son lo mejor del mundo pero es para sobrevivir, a mi lo que me gusta hacer es pintar, sólo que últimamente no lo he hecho, supongo que la inspiración se me ha ido por la presión de sacar dinero. ¿Y tú qué haces? –

– Pues soy bailarina y actriz, precisamente no me habías visto porque había estado en el DF en una obra no tan importante, casi fui el árbol número dos, pero así se van ganando las oportunidades para después obtener un buen papel como protagónico no crees?, por cierto mi nombre es Katherine, pero dime Kit –

Seguimos platicando por un largo tiempo y cada vez me caía mejor, tal vez no podría llegar a odiarla, es más no la odiaba, eran simplemente celos.
Me mostraba fotografías de su pasada visita en el DF cuando llego Raúl, algo temprano y nos saludo algo triste.

– ¿Qué pasó Raúl, no tenías clase de piano?- preguntó Kit

– Sí, se supone pero Don Arturo no estaba en casa, su ama de llaves me dijo que no había llegado aún y a ambos se nos hizo muy raro –

Estas últimas palabras hicieron que me preocupara demasiado, rompí con su rutina por algo estúpido que no debía de haber dicho.

-Raúl!, creo que es mi culpa, no sé que fue lo que dije y… bueno, tienes que decirme dónde vive, tengo que hablar con él –

Aunque hubiera volado o me hubiera teletransportado hasta su casa sería inútil, al llegar su ama de llaves estaba por salir y traía consigo un par de maletas así que le pregunte por Don Arturo, ella me contestó que llegó de pronto y le dio vacaciones mientras empacaba sus propias maletas, saldría de viaje y regresaría en un par de semanas, evidentemente mi curiosidad no tendría un par de semanas y los siguientes días no paré de pensar y repasar la pregunta, la conversación que quizá fue la causante de este suceso.

Anuncios

»

  1. «me recordó de alguna manera al juego sexual de la Sumisión» Digo, es ficticio el relato y todo pero… como que el subconciente sale a relucir ¿no? xD (bromeo xP)

    ¡Qué buen capítulo!
    ¡«Nais guan»!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s