No sé, me importa un pito que los hombres

Estándar

homenaje a Oliverio Girondo 

No sé me importa un pito que los hombres tengan un cuerpo esculpido por el mismo Miguel Ángel o sean los huesos de un pobre perro callejero;
tengan los brazos seguros o sean el mismo suspiro del miedo.
Le doy importancia igual a cero que sus ojos tengan el hermoso brillo de las mañanas o que tengan permanentes lagañas. Soy perfectamente capaz de soportarles estaturas napoleónicas aun cuando se crean altos y guapos;

¡Pero eso sí! – y en esto soy irreductible – no les perdono, bajo ningún pretexto, que no sepan volar.  Si no saben volar ¡pierden el tiempo los que pretendan seducirme!

Esta fue – y no otra – la razón de que me enamorara tan locamente del viento celeste.

¿Qué me importaba que sus brazos rodearan de vez en cuando otras siluetas de arcilla pura, ni que sus besos me recordaran perfumes olvidados?

¿Qué me importaba su sortija en el bolsillo del pantalón o las llamadas de trabajo hogareño? ¡Ese hombre era una pluma ligera!

Me llevaba volando de la tierra al paraíso, de la verdad al sueño mismo.

¡Con qué impaciencia esperaba al amado mío! Esperando siempre pendiente del reloj, esperaba que llegara de donde sea que sus pies le llevaran hasta mi dulce cama y a los pocos segundos lo abrazaba con mis piernas, lo colmaba de besos y deseos, de te quieros y caricias, para irnos volando a algún lugar.

Volando, siempre volando, nos abrigaban las nubes y nos alumbraban las estrellas, por horas las caricias eran las palabras del más bello poema de amor y, súbitamente, llegaba el calor interior que te lleva a tocar el paraíso y te regresa en espasmos acalorados a las sabanas de esa dulce habitación.

¡Qué delicia tener hombres tan ligeros como ese amante mío! Tan ligeros, tan ligeros que volando el tiempo regresan a su nido pensando esta mujer, pensando en las nubes, pensando siempre en volar.

Anuncios

»

  1. Volar, una aspiracion muy loable y bella, el amor muchas veces nos invita a volar por las mas hermosas alturas y en ocasiones nos hace perder de vista del suelo, creo yo que es importante aprender a equilibrar las cosas, tanto el tiempo que pasamos volando como el que pasamos en la tierra firme.

    Un saludo desde http://lunare.wordpress.com/ ojala pueda pasar a dejar un comentario en mi blog, gracias de antemano.

  2. ¿Qué es aquella mujer que busca volar, en los sueños de un hombre?
    Es sin más, una pluma que no se dejará llevar por el aire, sino por el flujo de su corazón.

    Me gustó, bonita entrada, gracias Asiul, como siempre 😀

  3. Qué gracia amiga mía, alguien me dijo una vez que no podía enamorarse de mí porque no podía pedirla que se enamorara del viento, desde ese día toda mi poesía está dedicada a alas rotas que dejaron de volar, vientos que se saben enamorados y paraísos perdidos.

    Es todo lo contrario ¿verdad?, la vida es una curiosa sucesión de vuelos deseados enfrentados a destinos imposibles.

    Me ha gustado mucho tu blog.

    • Gracias por leer Rey del viento.
      en verdad creo esa persona se referia más a la falta de seguridad que se podría creer, se da del viento, nunca sabes a dónde te llevará ni puedes retenerle por ningún medio…

      pero es precioso saber volar.

      un saludo

  4. Una exc adaptacion del poema de Oliverio Girondo, pero aun mejor de mi pelicula favorita El Lado Oscuro del Corazon.

    Saludos,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s